Cuando se desconocía que el cielo y el mar eran azules

Por: The Fine Art Collective

escrito el: 10, Jan 2018

El azul, uno de los colores más utilizado por todos los artistas y con el que describimos la inmensidad del cielo y de los mares… pero, ¿sabías que en la antigüedad no existía ningún término para definir este color?

El joven estudiante nacido en Liverpool, William Gladstone (1809- 1898) -que más tarde sería primer ministro del Reino Unido-, era un apasionado de los escritos griegos de la antigüedad, en especial del poeta épico Homero.

Observó que en ellos se dedicaban páginas enteras a describir los detalles y características de animales, vestimentas, armaduras, paisajes, etc. pero las referencias a los colores eran un tanto extrañas: “el mar de color vino oscuro” y el cielo, descrito con asiduidad como “color bronce” son claros ejemplos.

Pudo comprobar que, a pesar de las magníficas descripciones presentes en La Ilíada y La Odisea,“[...] la aurora con sus sonrosados dedos[…]”,en ningún momento nada se “pintaba” de índigo, añil o celeste.

Gladstone se dispuso a concretar las referencias de colores que había en estos libros y comprobó que el negro se mencionaba cerca de 200 veces, el blanco 100 veces, el rojo 15 veces, y el verde y el amarillo menos de 10, pero no había ninguna referencia al “azul”.Decidido a continuar investigando otros escritos griegos descubrió que el patrón se repetía, el color azul no existía como descripción entre los antiguos griegos.

El Filólogo y Lingüista alemán LazarusGeiner (1829-1870) interesado por el estudio de Gladstone, demostró que no eran únicamente los griegos quienes carecían del color azul en sus escritos sino que era algo muy extendido en otras culturas de la antigüedad: el Corán, antiguos escritos chinos, la versión antigua de la Biblia hebrea, las sagas islandesas y hasta las Vedas indias carecían del color azul entre sus líneas. Geiner, sobre las Vedas indias, decía: "Estos himnos, de más de diez mil líneas, están llenos de descripciones de los cielos. Casi ningún otro tema es evocado con más frecuencia. El Sol y el enrojecimiento de la madrugada; el día y la noche; las nubes y los relámpagos; el aire y el éter, todos se despliegan ante nosotros, una y otra vez... pero hay una cosa que nadie podría aprender de estas canciones antiguas... y es que el cielo es azul".

Geinerse se percató de que el desarrollo de todos los idiomas seguía un orden bastante preciso: primero aparecían las palabras para indicar el blanco y el negro, la luz y la oscuridad. Más tarde apareció el rojo, que era el color de la sangre y el vino. Luego llegó el amarillo y posteriormente, el verde. El último de los colores en aparecer fue el azul. La única excepción conocida fueron los egipcios, que conocían el azul e incluso eran capaces de reproducirlo mediante la fabricación de pigmentos.

Recientemente el psicólogo Jules Davidoff, director del Centro para Cognición, Computación y Cultura (CCCC) de la Universidad de Londres, viajó a Namibia y realizó un experimento con la tribu Himba. Descubrió que ellos no tenían muy claro cuál era el color azul, lo confundían con el verde y, por supuesto, no tenían una palabra para ese color. Para comprobarlo hizo un experimento:les enseñó un círculo con colores dispuestos como las horas de un reloj: 11 eran verdes y solo 1 azul. Les costaba muchísimo trabajo distinguirlo y había constantes equivocaciones. Las personas de la tribu tienen múltiples palabras para identificar los distintos tipos de verde, pero ninguna para el azul.

Cuando realizó una segunda prueba, incluyó un cuadrado verde de un tono ligeramente diferente al resto y, en esta ocasión, lo identificaron con extraordinaria rapidez y sin ningún fallo.

verde.jpg Entre los cuadrados de la izquierda hay un verde con un tono diferente, ¿eres capaz de distinguirlo?

Quizás no es casual que una de las primeras preguntas que realicen los niños sea: ¿Por qué el cielo es azul?

lef.jpg

Conoce la gama de “Azules” del nuevo óleo extrafino de LefrancBourgeois, con la que podrás pintar el cielo y el mar con una amplia gama de tonos.

a.jpg

2.jpg

c.jpg

d.jpg

5.jpg

6.jpg

Por Miguel Torrús García.

Compartir en:

Existen 0 comentarios